domingo, 30 de marzo de 2014

¡Cómo hacer cupcakes de Nutella (o Nocilla)! Umm...

¡Hola, hola, hola! ¡Otra tarde es-pec-ta-cu-lar cocinando! ¡La cocina es el mejor modo de disfrutar una tarde con amigas! ¡Pero cuidado! ¡Que puede acabar en guerra de harina, y muchas risas! En fin, la receta que me he propuesto enseñaros hoy es también impresionante: ¡cupcakes de Nutella! Bueno, podéis usar Nocilla, obviamente... Aunque os confieso que a mí, personalmente, me gusta más la Nutella :) ... ¡Así que vamos, manos a la masa!

Para la masa de los cupcakes necesitaremos:

-115 gr. de mantequilla
-220 gr. de azúcar blanco
-180 gr. de harina
-3 huevos
-40 gr. de cacao
-1 y 1/2 cucharaditas de levadura Royal
-Una pizca de extracto de vainilla
-120 ml de leche semidesnatada


Para la buttercream vamos a usar:

-250 gr. de mantequilla
-250 gr. de azúcar glass
-2 cucharadas de leche semidesnatada
-150 gr. de Nutella (o Nocilla)

Primero, vamos a hacer la masa. Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos la bandeja de hornear con el papel de horno y las cápsulas de papel puestas en los moldes de silicona (o bandeja de magdalenas). Tamizaremos a continuación la harina con la levadura y el cacao. Aparte, batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que quede bien mezclado. Añadiremos ahora los tres huevos, uno a uno, sin dejar de batir. Echamos una mitad de la harina tamizada poco a poco, y seguimos mezclando bien la masa. Vertemos la leche y el extracto de vainilla, y volvemos a remover de nuevo.  Después agregamos la otra mitad de la harina y batimos hasta que la mezcla quede homogénea y cremosa. Repartimos la mezcla entre las cápsulas y las metemos al horno durante 22-25 minutos. Los sacamos y los dejamos enfriar, y mientras vamos a hacer la buttercream...

¡Bien! Para esta buttercream, tamizaremos el azúcar glass, y lo mezclamos con la mantequilla y la leche. Incorporamos la Nutella (o la Nocilla, como prefiráis) y seguimos batiendo hasta que la crema coja consistencia. Cuanto más batamos, ¡más consistente será!

Los cupcakes ya deben de estar fríos, así que los rellenamos. ¿Cómo? Pues hacemos un agujero con un descorazonador de manzanas (o con un cuchillo, a la vieja usanza, jaja), quitamos "el tapón" de magdalena que sacamos del agujero, rellenamos el hueco con Nutella y volvemos a poner el tapón. Hacemos esto con cada cupcake.

A continuación, ponemos la crema de mantequilla que hicimos antes en la manga pastelera y decoramos nuestros cupcakes. Espolvoreamos sprinkles, virutas de chocolate o lo que queráis sobre ellos, ¡y listo! ¡Ya podéis disfrutar de vuestros cupcakes recién hechos! ¡Comentad abajo si tenéis alguna duda de cómo hacerlos o si os ha gustado o no la receta y por qué! ¡Animaos a hacerlos, son muy fáciles si tienes práctica con cupcakes, y os aseguro que no dejarán indiferente a nadie, especialmente a los más peques! ¡Nos vemos muy pronto en Sweet & Sugared! ¡Hasta luego, pastelitos!

Image and video hosting by TinyPic

jueves, 20 de marzo de 2014

¡Galletas caseras y facilísimas de canela y mantequilla!

¡Hola! Hoy os vengo a enseñar una receta SUPERFÁCIL. ¡Y buenísima, como siempre! Es una receta muy muy muy sencilla y rápida, perfecta para hacer con niños o bueno, con gente que no esté demasiado vinculada con la cocina, jejeje. ¡Son galletas de canela y mantequilla! La verdad que están buenísimas, y son muy fáciles de hacer (llevan como 20 minutos ¡o incluso menos!) Son uno de esos postres fáciles que puedes hacer en poco tiempo ¡y que siempre triunfa! ¡Así que vamos a empezar!

Los ingredientes son:
-120 gr. de mantequilla
-Canela en polvo al gusto
-2 yemas de huevo
-130 gr. de harina
-120 gr. de azúcar

Bien, lo primero de todo es separar (¡con mucho cuidado!) las claras de las yemas de los huevos. ¿Qué como se hace? Pues muy fácil, prestad atención:
Para separar una yema y una clara de un huevo, se necesitan, antes de nada, 2 tazas: una para poner las claras y otra para las yemas. A continuación cogemos un huevo,  y lo cascamos, ¡¡pero ojo!! No separamos las dos partes de la cáscara para tirarlas, sino que pasamos rápidamente la yema de una mitad a la otra, dejando así escapar la clara. Eso sí, hay que hacer esto unas cuantas veces. Por último, ponemos la yema en la otra taza, ¡y ya tenemos la yema y la clara del huevo totalmente separadas!

Así que después de separar las claras y las yemas de ambos huevos, lo que haremos será mezclar en un bol la mantequilla (un poquito derretida para que esté blanda) y el azúcar hasta formar una mezcla cremosa. A continuación agregaremos las yemas de huevo, mientras seguimos batiendo. Poco a poco vamos echando la harina y la canela a nuestro gusto. Removemos hasta que quede una masa suave. Metemos la masa en la nevera durante unos 30 minutos. Pasado ese tiempo, la sacamos y enharinamos nuestra mesa de trabajo para poder manejar bien la masa.  Ahora hacemos pequeñas pelotas con la masa y las cortamos con cuidado con un cortapastas, porque es muy pegajosa. Ponemos las galletas finalizadas sobre una bandeja de horno con papel para hornear y las metemos al horno 10-15 minutos a 180ºC. 

Las sacamos del horno... ¡Y ya tenemos nuestras galletas! ¡Mmmmm! Espero que os encanten tanto como a mí, son superfáciles de hacer y siempre triunfan, da igual si las llevas a una merienda, al trabajo... ¡Incluso les podéis echar chocolate fundido, como yo! O mermelada, azúcar glas, azúcar normal, glasa real (que hicimos hace poco en el blog)... Como siempre os digo, unas galletas pueden cambiar mucho, ¡todo depende de cómo las presentes! Bueno, y, claro está, ¡de cómo las prepares! ¡Pero no os preocupéis, con esta receta seguro que os salen perfectas! ¡Nos vemos!
Image and video hosting by TinyPic

lunes, 10 de marzo de 2014

Cómo hacer glasa real: ¡Galletas de Glasa!

¡Hola hola hola! Hoy, en este nuevo mes de Marzo una técnica que personalmente me encanta y seguro que conocéis... ¡Galletas decoradas! ¿Y con qué las decoraremos? ¡Pues con glasa real, claro! Segurísimo que habréis visto en confiterías y pastelerías esas estupendas galletas con formas, todas decoraditas con crema... Pues eso es la glasa. ¿Queréis aprender a hacerla? ¡Vamos!

Bueno, lo primero deciros que podéis utilizar las galletas que queráis... Yo he utilizado la receta de galletas de manteca de cerdo, que podéis ver pinchando aquí, si no la conocéis. Pero también podéis usar la receta de pastas secas, las estrellitas nevadas...

Los ingredientes que necesitaremos serán:

-1 clara de huevo
-200 gr. de azúcar glass (es decir, 200 gr. por cada clara que agreguemos)
-Una cucharadita de extracto de vainilla
-Colorante alimenticio para teñir la glasa

Esta es una técnica muy sencilla. Empezaremos tamizando el azúcar glass. Luego batiremos la clara al punto de nieve, es decir, que se quede pegada al bol donde la batimos. Poco a poco iremos añadiendo el azúcar glass; primero 1/3 del azúcar de golpe, y luego agregamos el resto a cucharadas, hasta que se vaya integrando bien. Añadimos el extracto de vainilla y el colorante alimenticio y removemos bien.

A continuación lo ponemos en una manga pastelera, o en una "botella" para salsas, y dibujamos lo que queramos en las galletas. Yo me he decantado por unas mariposas, ¡¡que ya estamos casi en primavera!! Vosotros podéis hacer lo que queráis. ¡Dejad volar vuestra imaginación! Por último, dejaremos secar la glasa de las galletas para que endurezca.

Estas fantásticas galletas sirven tanto para bodas, bautizos, comuniones...  como para cumpleaños, festividades... ¡o simplemente para celebrar la llegada del nuevo mes, como yo! ¡Nos vemos otra vez, como cada semana, aquí, en Sweet and Sugared! ¡Besitos!

Image and video hosting by TinyPic

sábado, 22 de febrero de 2014

¡Crêpes dulces para Carnaval!

¡Ya llega Carnaval! Es tiempo de disfrazarse, de divertirse, de ver la cabalgata... ¡y de hacer postres! Así es, estas próximas semanas os tengo preparados un montón de postres carnavalescos ¡para que disfrutéis con vuestros amigos! Esta vez se trata de crêpes dulces de Carnaval. Oui, oui! Aquí en España, posiblemente los conoceréis, si sois asturianos, como los tradicionales frixuelos o frisuelos. Por otra parte, si sois de Galicia los conoceréis como filloas o fayuelos. ¡Aún así, el nombre no importa! ¡Lo que sí importa es que están para morirse y que los vamos a hacer en Sweet & Sugared!

Estos son los ingredientes...

-200 gr de harina
-Ralladura de un limón
-Cuatro huevos
-1/2 litro de leche
-Sal
-Un chorrito de anís

Para preparar los crêpes, ponemos la leche, la harina, la ralladura de limón, el anís, los huevos (previamente batidos) y la sal en un recipiente grande. Los mezclamos con la batidora, removiendo muy bien. La mezcla debe quedar líquida, de color crema, y con mucha espuma (cuanta más, mejor). Lo tapamos con un papel film y lo dejamos reposar un rato.

Cuando la pasta esté lista, prepararemos una sartén con una cucharada de aceite fino. Esparcimos bien el aceite para que la sartén sólo quede untada. ¡¡Tened en cuenta que no queremos freír los crêpes!! Cuando la sartén esté caliente, ponemos una o dos cucharadas de nuestra masa. Movemos un poco la sartén para que se esta masa se extienda rápidamente por el fondo. Cuando veamos que nuestro crêpe está bien cuajado, damos la vuelta con una espumadera, para que se dore por el otro lado.  A continuación lo colocamos sobre un plato y lo presentamos de la manera que más nos guste: enrollado, doblado en cuatro... Seguimos así hasta acabar con la masa. Por último, espolvoreamos azúcar sobre nuestros crêpes y... ¡ya los tenemos! ¡Crêpes recién hechos! ¡Hasta la semana que viene, con más increíbles recetas! ¡No olvidéis seguir mi blog para enteraros de mis próximas recetas de repostería! ¡Chao!

Image and video hosting by TinyPic

sábado, 15 de febrero de 2014

Cómo hacer buttercream o crema de mantequilla para decorar postres

¡Hola otra vez! Hoy tengo para vosotros una técnica que os va a servir para mucho, ¡y que a mí personalmente me encanta! ¡Aprenderemos juntos a hacer vuestra propia buttercream! Sí, también se la llama crema de mantequilla aquí, en España... Ya la hemos hecho muchísimas veces en el blog, y es que sirve para muchas cosas! Principalmente, se usa para decorar vuestras tartas, o para ponerle el frosting a los cupcakes (el frosting es la capa de crema que va encima de la magdalena, que suele ser de colores). Con la buttercream se pueden hacer INFINITAS decoraciones, si usas una buena manga pastelera, claro. Además, esta crema es blanca, ¡así que se puede teñir del color que queráis para hacerla todavía más vistosa! Vamos a ver cómo se hace...
Veamos los ingredientes:

-250 gr de mantequilla (a temperatura ambiente para que esté blandita)
-325 gr de azúcar glass
-2 o 3 cucharadas de leche semidesnatada
-Una pizca de azúcar avainillado o extracto de vainilla
-Colorantes (si deseamos teñirla)

Seguramente será la preparación más sencilla que veáis. Sólo necesitamos tamizar el azúcar glass y mezclarlo con la mantequilla, la vainilla y la leche en la batidora. Cuanto más batamos, muchísimo mejor, ya que será mucho más consistente y nuestras decoraciones aguantarán más tiempo, así que ya sabéis ¡batid mucho para que la buttercream quede bien! Nuestra crema será muy blanca, así que podemos agregar colorantes y seguir mezclando con la batidora para conseguir el color que deseemos. Y ya sólo nos queda rellenar la manga pastelera con la crema y... ¡empezar a decorar vuestra tarta, o cupcake, o lo que sea! ¡Tened bien presente esta receta, os va a servir de mucho para conseguir unos postres impresionantes! ¡Besos! ¡Hasta muy pronto, en S&S!
Image and video hosting by TinyPic

sábado, 8 de febrero de 2014

Cómo hacer bombones de chocolate para San Valentín

¡Bienvenidos otra vez al blog! Vuelve San Valentín... Y esta vez, tenemos todo un clásico para regalar este día tan especial... ¡Bombones de chocolate! ¿Qué os parece? Con eso y un ramo de rosas... ¡Todo se consigue! Además, si usáis un molde en forma de corazón, ¡será todavía más romántico regalarlos! ¡Es facilísimo de hacer! Pero aun así os lo enseñamos, no os preocupéis!
Tan solo vamos a usar:
-Chocolate con leche
-Chocolate blanco
-Conguitos negros y blancos (Se lo he añadido yo jejeje, pero podéis usar almendras, avellanas, M&Ms, guindas, licor, praliné...)

Lo primero, partir las tabletas de chocolate y ponemos los trozos en dos tazas, según sea chocolate con leche o blanco. Preparamos también una bandeja de silicona para bombones. Derretimos primero el chocolate con leche. Lo ponemos 30 segundos al microondas y revolvemos. Repetimos varias veces esto
hasta que esté fundido por completo. Lo mismo con el chocolate blanco, pero con este tipo de chocolate hay que tener un poco más de cuidado, ya que se quema con más facilidad y es más delicado. Vertemos rápidamente el chocolate con leche sobre un hueco de la bandeja de silicona, con una cuchara. Da igual que el chocolate se salga por fuera, siempre que el hueco quede lleno. Metemos dentro un conguito blanco y lo cubrimos bien. Lo mismo con los de chocolate blanco, solo que meteremos un conguito negro. :)

Ahora, si queremos conseguir un bombón de 2 tipos de chocolate, podemos. Echaremos chocolate con leche hasta la mitad, y esperaremos un poco para que se endurezca un poco. A continuación metemos el conguito, y echamos chocolate blanco hasta cubrir todo el molde. ¡Y al revés, si queréis que el chocolate blanco quede encima!
Truco: si le dais un par de golpecitos al molde (¡¡sin pasarse, no vaya a saltar todo por los aires!!), no os quedarán burbujas de aire en el chocolate, y quedarán muchísimo más lisos, sin agujeros, ¡y por lo tanto de mejor aspecto! Es muy importante si queréis que vuestros preciados bombones queden bien tersos y mucho más "profesionales". ¡Así que guardad bien este truco! ¡Es importante, palabra de repostera! :3
¡Tened este truco muy presente! Bueno, volvemos a llenar más huecos hasta acabar el molde de silicona, y con cuidado los metemos a la nevera durante unas 2 o 3 horas. Pasado ese tiempo, los sacamos ¡y ya están listos! Este San Valentín triunfaréis regalando estos bombones a vuestros enamorados, o seres queridos. Son muy fáciles de hacer, sólo tenéis que echar chocolate fundido y refrigerar en la nevera. ¡Feliz San Valentín! ¡Un beso!  

domingo, 2 de febrero de 2014

Tiramisú: ¡pastel de café italiano!

¡Hola, hola, hola! ¡Hoy tenemos aquí una receta espectacular! ¡Tiramisú! Es un postre muy conocido, típico de Italia. ¡Y está buenísimo! Seguro que lo habréis probado aluna vez, en algún restaurante italiano. ¿Yo? Muchísimas veces. Os lo recomiendo, a todos, ¡da igual lo que os guste! Porque no hay nada como un buen tiramisú fresquito en un restaurante en La Toscana... ¿A que no? Bien, este postre es facilísimo, sólo tendréis que poner capas al pastel. ¡Nada más! Ah, por si no lo sabíais, se compone de café, queso mascarpone, lleva cacao por encima... ¡Bueno, os dejo que lo descubráis vosotros mismos leyendo esta receta!

Necesitaremos:

-2 huevos
-120 gr. de azúcar
-250 gr. de queso mascarpone
-Bizcochos de soletilla
-Café
-Un vasito de Moscatel
-Cacao para decorar

Primero debemos separar las yemas de las claras de los huevos. Ahora batiremos las yemas que hemos separado con el queso mascarpone, y aparte batiremos las claras y el azúcar casi al punto de nieve. ¿Yqué es eso del punto de nieve? Pues se consigue al batir la mezcla hasta que quede tan espeso que, aunque pongas el recipiente boca abajo, no se caiga. Pero en esta receta no hace falta que quede tan espeso, (por eso lo de "casi al punto de nieve")con que quede un poco más líquido nos sirve. Mezclamos estas dos últimas mezclas y reservamos en la nevera para que se enfríen.


Mientras tanto, preparamos una taza de café solo, y añadimos un vasito de Moscatel. También sirve un almíbar (agua y azúcar), si lo queréis hacer sin alcohol. A continuación, preparamos un molde cuadrado con un papel film por dentro. Echamos una gruesa capa de la crema que habíamos puesto en el frigorífico. Ahora mojamos un poco un bizcocho en el líquido de antes y o ponemos sobre la capa de crema. Y así hasta rellenar el molde con los bizcochos. Seguimos echando capas de crema y capas de bizcocho hasta terminar. Refrigeramos en la nevera de nuevo, durante, como mínimo mínimo, dos horas. Después lo sacamos, ponemos el molde boca abajo (como para sacar un flan) y retiramos el papel film con muucho cuidado. Espolvoreamos bien toda la parte de arriba (que debería estar cubierta de crema) hasta que no quede ningún hueco libre por cubrir.

¡Y ya lo tenemos! Nuestro tiramisú casero, ¡recién hecho! Un postre de café italiano que hará la boca agua a todos vuestros amigos y familia... Es bastante sencillo de hacer si tenéis invitados, tampoco requiere mucho tiempo (sólo el de meterlo en la nevera y esperar), ¡y está buenísimo con su sabor a café! ¡No olvidéis haceros seguidores de mi blog! ¡Así no os perderéis las próximas recetas de Sweet & Sugared! Ah, por cierto, ¿os gusta mi nueva firma? ;) ¡Hasta muy pronto, reposteros!

Image and video hosting by TinyPic